François Truffaut y la edición

0

En Editando nos gusta compartir y recopilar dichos de directores, escritores y editores porque son una pequeña ventana a la forma en que piensan y entienden el cine. 

En esta ocasión traemos a la opinión de François Truffaut sobre la edición, como fue que comenzó a comprender su importancia y lo útil que fue estar en la sala de montaje.

Comencé a interesarme de verdad en la edición con “Tirez sur le pianiste”, porque fue una película muy especial donde hubo mucha improvisación. Al final del rodaje, después del primer corte, daba la impresión de ser inusable porque la historia era demasiado errática, en especial si le comparaba con “Les Quatre cents coups”, que era simple y lineal. Pasé varios meses editando “Tirez sur le pianiste”, en los que me di cuenta que era un trabajo apasionadamente interesante y por primera vez comencé a maltratar la película, a darle vueltas. El trabajo estuvo influenciado por “À Bout de souffle”, que se había estrenado meses antes y cuya edición había sido revolucionaria, realmente liberadora.

La edición en “Jules et Jim” fue muy importante porque hubo muchas escenas improvisadas que se podían ubicar por aquí y por acá; había pensado varios sketches breves para las escenas del chalet y con mi ayudante de guión clasificamos como escenas de felicidad, escenas de tristeza. La edición consistió en encontrar una suerte de equilibrio ¿este trozo de película va mejor después de una escena de felicidad o después de una de tristeza? Fue un trabajo especial y estimulante.

Hay cosas que comprendo solo en la mesa de edición. En “La Nuit américaine”, por ejemplo, decisiones importantes se hicieron tardíamente. Cuando se ven varias tomas de Jean-Pierre Léaud una tras otra con Jean-Pierre Aumont, eso vino apareció en el montaje porque normalmente hay una sola toma pero aquí, teníamos seis y me di cuenta que necesitábamos esta suerte de ballet al final y los monté uno tras otro.

Editar es un periodo muy creativo porque, como regla, no puedes darte el lujo de equivocarte. Puedes arruinar una película en la edición pero en general lo haces bien. Uno de los montajes de los que me arrepiento es el de “Les Duex Anglaises et le Continent” porque lo edité como si la película terminase bien. Hice un montaje optimista que luego lamenté porque la película fue demasiado larga. También lamente no haber sido tan estricto y severo como en otros montajes, tendría que haber tenido dos meses más de trabajo para ajustar.

Fuentes:
Entrevista con Pierre Billard, Cinema 64 Nº87
Entrevista en Jeune Cinéma, Nº77

Escribió este post

Personaje translumínico, hiperbóreo y superfluo. Pasa su tiempo entre el aprendizaje, la enseñanza y la lectura, literaria y Audiovisual. Experto haciendo panqueques.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.