Bohemian Rhapsody: Entrevista a Newton Thomas Sigel, Cinematógrafo ASC

0

“Bohemian Rhapsody” llegó a los cines en casi todo el mundo recientemente. Dirigida por Bryan Singer de X-Men, la película muestra la historia de Queen desde su formación en 1970 hasta su triunfante Live Aid ambientado en 1985, con muchos de sus éxitos de rock clásico en el camino, con Rami Malek (protagonista también de Mr. Robot) en el papel de Freddie Mercury. Luego del salto, encuentra una entrevista al Director de Fotografía Newton Thomas Sigel contando sobre sus experiencias en la realización de la película.

En su décima colaboración con Singer, el director de fotografía Newton Thomas Sigel, ASC. Habla sobre cómo se acercó a evocar una era, recreando los conciertos y representando una leyenda.

“Cada día fue un viaje maravilloso en el tiempo”, dice entusiasmado Sigel, quien vio la película como una oportunidad para revivir su propia juventud. “Me encanta fotografiar música. Hay una maravillosa transición desde el final de la contracultura, a través del glam-rock al hedonismo de los años ochenta”.

Filmando digitalmente, Sigel empleó tanto Alexa SXT como Alexa 65.

“Decidí que la película necesitaba tener un arco visual que representara mejor la transición de la banda de idealistas a estrellas de rock y todos los problemas que eso crea. En ese sentido, hice el primer acto con las viejas lentes Cooke Speed ​​Panchro en una Alexa SXT. A medida que Queen se descubre y comienza a conocerse en el escenario internacional, hacemos la transición a una Alexa 65 ”.

El director de fotografía emparejó la Alexa 65 de gran formato con Prime DNA y Prime 65-S glass, probando todas las lentes para encontrar las que tenían el enfoque más “suave”. “Cada lente tenía su propia personalidad y ninguna fue nunca realmente ‘perfecta’. Nuestro 28 mm tenía una calidad particularmente loca que, cuando se usaba con moderación, producía un gran efecto”.

Sobre el look de Bohemian Rhapsody

Una cosa que llama la atención de inmediato sobre la cinematografía, es el aspecto claramente británico, cálido y brillante, con mucho sol que entraba por las ventanas. Todo esto fue parte del plan de Sigel que se desarrolla a medida que avanza la película. “Lo que comienza como cálido y dorado, con su propio LUT especial, se vuelve cada vez más afilado y frío, incluso desaturado”, explica. “El comienzo es todo manual y granulado, el resto mucho más limpio, con la cámara en Steadicam y grúa”.

Sigel adoptó un enfoque realista para fotografiar el Mercury de Malek. “Siempre quise que Freddie se sintiera muy real”, afirma. “Es importante que sientas su vulnerabilidad al mismo tiempo que proyecta la valentía del showman consumado. Al igual que tantos grandes artistas, Freddie exudaba confianza y descaro en el escenario y, sin embargo, tenía una inseguridad terriblemente tímida en la vida “real”.

Los aspectos más destacados de Bohemian Rhapsody son, sin duda, las escenas del concierto. Para abordar esto, Sigel comenzó observando cada una de las imágenes de Queen que pudo ver, notando el desarrollo de la iluminación del escenario a lo largo de los años. “Quería ser lo más fiel que fuera posible, mientras todavía servía nuestra historia”, dice. Eso significaba evitar los accesorios LED RGB de colores tan comunes en las películas y los conciertos de hoy y volver al método tradicional de cambiar laboriosamente las gelatinas en las luces de tungsteno. “Nos limitamos a las luces de época”, confirma Sigel.

Cortesía: Twentieth Century Fox.

Los desafíos de cinematografiar Bohemian Rhapsody

La gran cantidad de escenas de conciertos fue un desafío para los cineastas, quienes en un momento tuvieron que rodar cuatro conciertos en solo dos días. “Tuvimos tantos conciertos que grabar y muy poco tiempo, necesitaba desarrollar un sistema para cambiar rápidamente de un lugar a otro”, recuerda Sigel. “Debido a que la iluminación de Queen se basaba en grandes bastidores de latas, pudimos construir un sistema muy modular que nos permitiría subir o bajar diferentes secciones muy rápidamente. Al pre programar secuencias de iluminación, también podríamos crear patrones de secuencia con diferentes configuraciones de vainas de luz para que se viera como un lugar diferente”.

Los tipos de unidades cambian a medida que la historia avanza a lo largo de la carrera de la banda. “A finales de los 70, Queen fue una de las primeras bandas en adoptar el Vari-Lite, que fue defendido por la banda Genesis”, explica Sigel. “Eso abrió muchas más posibilidades en la iluminación teatral, que también reflejó el ascenso de la banda a los niveles más altos del mundo del rock”.

Fotografía por: Alex Bailey.

Sigel señala que aprovechó todas las oportunidades para capturar destellos de lentes por la iluminación del concierto. “Hay un gran momento durante Live Aid donde Freddie hace este gesto de barrido a través de un destello circular, y casi parece como si estuviera dibujando en la lente”.

El histórico concierto de Live Aid constituye el clímax jubiloso de la película. El set completo de 20 minutos de Queen fue recreado durante siete días de filmación. “Lo fotografiamos en cualquier tipo de clima que Gran Bretaña haya visto: lluvia, sol, nublado, luz delantera, luz de fondo, lo que sea. No podíamos permitirnos sedimentar el área como me hubiera gustado”, agrega Sigel, refiriéndose a las grandes láminas de difusión que cuelgan de las grúas para mantener una luz suave y constante. “Así que fue una batalla constante y el DI (intermedio digital) ciertamente ayudó”.

El rodaje de Bohemian Rhapsody comenzó en otoño de 2017, pero en diciembre se estaban gestando problemas. Twentieth Century Fox detuvo la producción por un tiempo, con el Hollywood Reporter citando la “inesperada falta de disponibilidad del director Bryan Singer” como la razón. Dexter Fletcher, quien había sido asignado para dirigir la película naciente en 2013, finalmente reemplazó a Singer para la última etapa de la fotografía.

“Un cambio como ese nunca es ideal”, admite Sigel, “pero Dexter estaba muy impresionado con lo que habíamos hecho hasta ahora. Con solo un par de semanas para el final, estaba feliz de continuar en la dirección que habíamos comenzado. Obviamente, él trajo algunos de sus propios toques personales, pero lo que más noté fue la facilidad que tenía para comunicarse con los actores”.

Cortesía: Twentieth Century Fox.

Reflexionando sobre su larga historia de colaboración con Singer, Sigel es muy positivo. “Cuando has hecho tantas películas juntas, hay una taquigrafía que se desarrolla y facilita mucho el trabajo porque conoces tus parámetros desde el principio. Bohemian Rhapsody fue verdaderamente el cliché del “trabajo hecho con amor” por tantas personas involucradas; Fue bastante notable”.

entrevista por Neil Oseman para RedShark

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

Leave A Reply