Tomás Munita, el fotógrafo Chileno que retrató el virus Zika

0

El destacado fotógrafo Chileno Tomás Munita, que si nunca has oído su nombre has vivido bajo una piedra por demasiado tiempo, viajó a Brasil con una misión prácticamente imposible, retratar el virus Zika. ¿Pero cómo fotografiar lo que no se puede ver? Porque a diferencia de otras historias que Munita ha retratado, en múltiples parajes del mundo, esta vez el personaje central estaba oculto. Luego del salto comparto algunas de las fotografías y la historia de Munita en Brasil rescatada desde National Geographic.

Brasil2_TomasMunita

Un bebé de cuatro meses de edad, que nació con microcefalia, fotografiado por Tomás Munita en su casa, en el barrio Ibura de Recife.

El mosquito Aedes aegypti, que también lleva los virus del dengue y la chikungunya, se oculta en los charcos de agua, tapas de botellas, la basura, y todo aquello que es ignorado en las calles. Sin embargo, Munita descubrió que la ira de los insectos, era visible en las personas que conoció, cuyas vidas se han transformado totalmente por el Zika. Los mosquitos pululan en las zonas pobres, dijo Munita por correo electrónico, por lo que la mayor parte de las personas afectadas se encuentran en situaciones económicas muy difíciles. Sus fotografías resultantes cuentan la historia de estas personas su ambivalencia, la lucha y, en última instancia, la perseverancia.

El gobierno brasileño ha estado enviando soldados del ejército de puerta en puerta, en una misión para luchar contra el virus Zika bajo la sospecha de causar microcefalia en los bebés nacidos de madres infectadas.

Están dando panfletos diciendo que hay que mantener limpio su patio trasero de la basura, dice el fotógrafo Tomás Munita, quien ha estado documentando Recife, la capital del estado nororiental con una población de 3,7 millones. Cualquier artículo callejero es dejado fuera, ya que incluso una tapa de botella puede recoger el agua de lluvia y convertirse en un caldo de cultivo para los mosquitos que se cree que son los principales portadores de Zika.

Pero en las favelas de Brasil, o barrios pobres, Munita dice que es difícil imaginar que la campaña de información del gobierno, tendrá mucho efecto. Es casi imposible controlar algo así en ese tipo de lugar, dice.

Brasil8_TomasMunita

Soldados hablan con una mujer en el barrio alto José Bonifacio de Recife, sobre cómo frenar la reproducción de los mosquitos. Durante el día, los soldados entregan a la gente folletos, inspeccionan los patios traseros, y aplican larvicida a los recipientes de agua.

Muchas casas en las favelas son chozas improvisadas de cartón y láminas de metal desechado. Con un acceso limitado al agua potable y a la recolección de basura. Los montones de basura acumulan el agua de lluvia, creando un caldo de cultivo perfecto para los mosquitos.

Ahora, el gobierno está tratando de detener la reproducción de mosquitos químicamente a través de la fumigación de calles y tratando los tanques de agua con larvicida. Pero pronto el país va a probar algo mucho más extremo, según informa Reuters: la cría de los mosquitos machos en cautiverio, esterilizados con rayos gamma, para ser liberados entre las crías de los mosquitos hembra.

Brasil6_TomasMunita

Los soldados del Ejército de Brasil, inspeccionan una casa en el barrio Alto José Bonifacio en Recife, como parte de su campaña para detener la propagación del virus Zika.

A pesar de que el Zika está en las noticias todo el tiempo, para muchos era sólo una más de las enfermedades que podían conseguir, y muchos ya habían cogido, ya sea dengue o la Chikungunya del mosquito Aedes aegypti. Pero se puede ver basura y otros recipientes de agua a lo largo de las favelas. Eso fue impactante para mí. Yo era capaz de ver en el interior de los tanques de agua de las personas, las larvas, y no parecía preocuparles mucho.

Brasil7_TomasMunita

Los ocho miembros de la familia de Regina Kelly Sequeira han tenido chikungunya y el dengue, y pueden haber tenido Zika también. Ella y sus seis hijos viven en un barrio pobre llamado Coelho, en Recife.

¿Cómo hacen frente a su situación, las familias de niños con microcefalia?

Pude ver una gran variedad de reacciones. Algunos estaban agotados porque el bebé estaba constantemente inquietos. Ellos tenían ataques epilépticos, dificultad para conciliar el sueño, y estaban llorando todo el tiempo. Fue muy estresante para toda la familia. Algunos otros tuvieron suerte, y el niño se muestra casi normal, al menos por ahora. Pero todos ellos tenían diferentes razones para llevar a su bebé al hospital casi todos los días, lo que significa una visita de día completo. Algunas personas mencionaron que no podían trabajar más y algunos simplemente fueron despedidos.

La mayoría de las madres no querían ser fotografiadas. Ellas querían proteger la identidad de sus bebés porque hay demasiada ignorancia sobre la microcefalia. Una mujer me dijo que casi la habían expulsado de una farmacia porque pensaban que su bebé podría propagar el virus.

La entrevista completa a Tomás Munita fue publicada por National Geographic, te invito a revisarla completa en Inglés y agradezco a mi amigo Daniel Fuentealba por avisarme 😉

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

Leave A Reply