Olvídate de los Plug-ins, preocúpate de la historia

6

La edición de video debiera ser mucho más que sólo preocuparte del último Red Giant o Magic Bullet, sin embargo, y tristemente al menos para mi, es lo primero que escucho en las nuevas generaciones cada vez que hablan de editar. No los culpo porque alguna vez me pasó también, pero aprovecho que ahora más viejo tengo este espacio para decirles jóvenes criaturas, el último plug-in 4K que descargaste de algún torrent con dudosa procedencia, realmente no será lo más importante mañana cuando te des cuenta que puedes ser más que un simple operador de equipos. Acompáñame después del salto para que debatamos 🙂

maxresdefaultPR

En mi época de estudiante tenía como compañero a uno de los audiovisuales más desagradables de la región. De hecho es desagradable hasta el día de hoy. Sin embargo, este personaje siempre decía que la historia era lo primordial. Y para provocar aún más a todo aquél que le diera espacio y tiempo, hacía énfasis en que los editores eran sólo máquinas que cualquiera podía reemplazar y que la sustancia estaba en los que escribían las historias. Comprenderán que como aficionado a la edición que he sido siempre, esa no era una idea que pudiera apoyar al 100%. Es más, el debate es tan viejo como la misma historia del cine y por ahora no pretendo ahondar en ello. Sin embargo, lo que ha pasado con los años es que aún apegado a la edición como soy, le he encontrado algo de razón, más todavía cuando los jovencitos ya poco se preocupan de leer y contar historias, más bien buscan estar actualizados en la última versión de software o saben más de cámaras y resoluciones que de conflictos. Aquí entonces viene de cajón el tuit de Jonny Elwyn, un editor freelance con base en Londres que dice lo siguiente:

Cosas que no importan:

La cámara con que grabaste. El software con que editaste.

Cosas que sí importan:

La historia que estás contado. Las emociones que puedes crear.

En este último tema de las emociones tampoco voy a entrar a fondo puesto que hace unos días leí una porción de entrevista con René Naranjo, donde Raúl Ruiz hablaba sobre la emoción del cine y lo que debía provocar que creo no soy capaz de debatir en mi ignorancia supina.

Volviendo a lo que nos convoca. Debe ser producto de los tiempos acelerados que corren, pero nos obsesionamos con la tecnología más que con lo realmente importante, el correcto uso que hagamos de ella. Parece que estuviéramos persiguiendo sin aliento más y más bits, como si eso fuera lo que hace nuestro trabajo de mejor calidad. Otro tuit, esta vez del editor Juan Salvo, resume esto de forma perfecta:

Estamos activamente [como la industria], adoptando 3 nuevas tecnologías. UHD [4x Data], HFR [2-5x Data], y HDR [1,5-2X Data]. 1 segundo en HD = 132MB. 1 segundo en UH (F / D) R = 5 GB.

Sin lugar a dudas los más felices con esto son los fabricantes de discos duros a quienes el negocio sólo les reporta rostros alegres.

Entonces, no se trata de la resolución de tu cámara, o el conjunto de características que tenga tu sistema o software de edición no lineal ni la cantidad de plug-ins de terceros con los que lo hayas inyectado. Si alguien está viendo una película y está pensando en alguna de estas cosas, entonces los creadores han fracasado en un nivel fundamental. Además, una vez que estás viendo una película, es prácticamente imposible deducir lo que se corta de aquello que se grabó, así que ¿por qué nos importa tanto?

Ahora no crean que porque escribo estas líneas estoy todavía trabajando con el Avid Free DV o con el Vegas 7. Claro que me gustan las actualizaciones que van saliendo y las nuevas capacidades, aunque me dejen el PC cada vez con menos RAM, pero el punto es, que debemos buscar el equilibrio y no perder la cabeza en aquello que tal vez no lo merece.

¿Y por qué escribo de esto?

Pues porque lo leí en un sitio gringo, no con las mismas palabras, pero con una sustancia algo similar, y como no tengo tanto problema para contar historias, se los conté a mi pinta. Ahora espero que también ustedes puedan participar.

Comienza el debate, espero tus comentarios acá abajo!

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

6 comentarios

  1. DIFIERO de ustedes, de que sirve ver una bonita historia sin calidad de imagen y sonido ni efectos realistas.seria como ver un estreno en calidad pirata en un celular. nuestra mente es muy infinita en imaginacion y no me imagino contar una historia plana y sin detalles, en mi historia hay mundos y cosas que no puedo crear en la realidad, pero en la post-produccion tengo todo para hacerlo, asi que yo creo que si importa mucho es saber de aspectos tecnicos de edicion y de camaras lo mas que se pueda. siempre sera una ventaja para un contador de historias o guionistas.

    • There are some intneestirg points in time in this article but I don’t know if I see all of them center to heart. There is some validity but I will take hold opinion until I look into it further. Good article , thanks and we want more! Added to FeedBurner as well

  2. Pingback: Canon y Sony desarrollan 8K y nosotros aún en Full HD

  3. estoy deacuerdo con todo esto, y no tengo punto en contra… no se para que tanta cosa, cuando el video termina… no gustando a nadie, como tanto video musical de millones y uno dice… ehhh no me gusta… y no por la calidad de imagen, sino que, me dan pereza repetirlos en youtube… o asi

  4. Lísman Oliva on

    Totalmente de acuerdo! Lo que importa es la historia! La tecnología es nuestra herramienta. Si somos hábiles con ella podremos utilizarla mejor en beneficio de lo que estemos trabajando. Pero no es el software el que hace al editor, como no es la cámara la que hace al camarógrafo, ni las luces al DP, etc etc. Son las personas que utilizan las herramientas los que hacen la magia. Por eso creo que es bueno que en las escuelas aun se siga usando Moviola, como a los nuevos fotógrafos aprendan primero en cámaras mecánicas, porque lo que se aprende en esos casos es concepto, que luego aplicado a las nuevas herramientas tecnológicas crean historias. Por supuesto un editor de hoy debe de ser técnico, ir al día pero jamas perder de vista lo fundamental: “Cual es la mejor forma de contar esta historia?”

    Saludos desde Guatemala!

  5. La gracia de estudiar como locos las nuevas tecnologías es tener cada vez menos limitaciones para contar lo que queramos, hoy en día ya se pueden hacer producciones muy grandes y muy buenas echándole mucho tiempo e imaginación y muy poco dinero. Lo que importa es la historia, pero para poder presentar tu historia de la forma más adecuada siempre hay que estar actualizado, va unido, lo que no se puede es olvidar ninguna de las dos cosas pues siempre van a la par.

    http://www.josevillaescusa.com

Leave A Reply