El suceso de WokiToki. Una productora audiovisual en el diario financiero

2

Convengamos en algo, Chile es de esos países en que las productoras audiovisuales no suelen aparecer en el diario financiero, por eso cuando vi esta publicación sobre Woki Toki me dije, tengo que copiar & pegar publicarla para mis amigos de Editando 😀

wokitoki

Alguna vez recuerdo haber publicado acá varios videos de Woki Toki. Luego en 2013 recuerdo haber visto en El Definido una extensa columna donde se comentaba su origen, sus éxitos, cómo encontraron a Koke y otras cosas que pueden revisar en este enlace.

Pero ahora aparecen en el Diario Financiero y para mi eso tiene otro nivel desde el punto de vista comunicacional. Ambas publicaciones podrían ser pagadas, ¿quién sabe no? 🙂 pero no importa, de todos modos me parece destacable y ya que los audiovisuales andamos siempre desanimados por no encontrar trabajo o ganar poco dinero, aquí un ejemplo de que con creatividad y perseverancia, se puede.

[Vía DF] Una historia que se comenzó a formar en 2006 cuando Cristián Opazo y Nikolas Rojas – los socios de Woki Toki – trabajaban para la productora que ejecutaba contenido para el programa Así Somos de La Red y donde por necesidad recurrían con frecuencia a Internet. Finalizado ese proyecto, y ya con la idea de hacer contenido audiovisual propio para Internet, en 2008 dieron vida a Woki Toki, que partió con contenido para el portal Terra y crearon una sección que se llamaba Chile Insólito, que le fue muy bien. El salto, sin embargo, ocurrió en 2012, cuando en la coyuntura del Censo debutaron los primeros videos de “42 frases típicas” -las de mamás, celosas y borrachos-, con un impacto inmediato entre la gente y los medios.

Fue en parte tener la capacidad de predecir cuál era el formato que tenía que ver con firmar nuestros contenidos, pero además con llenar un vacío comunicacional en digital que hasta ese momento en Chile no existía: hacer contenido de calidad para Internet y sólo para Internet. Comenta Rojas, director creativo de Woki Toki.

Hoy, el mercado los ha alentado a ampliarse a mucho más, aunque por cierto sin dejar de lado lo que desde los medios ya se espera como “lo último de Woki Toki” y que esta semana ha sido el video sobre los adictos a Internet.

Obviamente hacemos los videos y rápidamente las marcas nos empezaron a llamar para hacerles sus propios videos de lo que hoy se llama brand content en Internet. Obviamente tiene más impacto cuando va de la mano de nuestra línea editorial y logramos encontrar un punto de equilibrio entre la línea editorial de la marca y la nuestra, y empujado por nuestro canal de Youtube que hoy tiene más de 1 millón de suscriptores. Por lo tanto, es un puntapié inicial muy atractivo para cualquier campaña. Agrega Opazo, director general de Woki Toki.

¿En qué están ahora?

La gente quiere contenido. En un comienzo Woki Toki partió por demanda de la gente y hoy en día estamos con el mismo proceso: hacer más y mejor de lo que hacemos, más segmentado, para nichos específicos, y en especial porque hay mucha gente interesada en hacer lo que nosotros mismos hacemos. Nuestra energía hoy en gran medida, más que competir con estos clones, es mirar para adelante siempre y nunca preocuparnos de que está pasando atrás. Indica Rojas, y menciona que la idea es consolidar las plataformas Woki Toki y Daplei, la segunda con más suscriptores en Youtube en el país y que está orientada a una audiencia juvenil.

Revisa la columna completa en el Diario Financiero

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

2 comentarios

  1. Hace rato que quería opinar respecto a esto y ahora me doy el tiempo para hacerlo.

    Primero que todo me parece genial el éxito que ha tenido la productora. Es verdad que eso es fruto de la perseverancia y eso hay que felicitarlo.

    Por otro lado, yo creo que en un principio Woki Toki entendía en qué consistía YouTube, una plataforma con gran audiencia abierta a la experimentación de formatos y eso se nota en su gran cantidad de suscriptores. Apostaban a cosas distintas a lo que ya se habían visto, con cierto grado de humor y esto permitía que todo fluyera mejor.

    Sin embargo, últimamente creo que en este afán de abarcar más y más y hacer gala de su condición de productora, se dejó llevar por el mercado, por las marcas y por el marketing, perdiendo un poco el norte de lo que yo pienso al menos, significa YouTube.

    Discrepo en que hayan encontrado un equilibrio entre su sello como productora y la marca, pues en sus últimas producciones resulta casi evidente que han vendido su libertad creativa a las exigencias de las empresas que los contratan, siendo el video de Coca-Cola (el que creo que sacó para el mundial) el mayor exponente de esto, donde en todos los planos había una botella de esta bebida, llegando a ser muy molesto para uno como espectador. Sin contar el, por ellos mismos, estrujado formato de las “42 frases… o “lo que ellos/ellas piensan de” o “típico de…” que resulta tremendamente aburrido.

    Al parecer en esta dinámica de someterse a las exigencias de las marcas que buscan sus servicios (restringiendo una experimentación audiovisual más genuina) y su afán por sacarle el jugo hasta más no poder a formatos que funcionaron en su momento, han dejado de ser grandes referentes a lo que YouTube se refiere. Y no soy yo quien hace patente esto, son los mismos usuarios, la audiencia de internet quienes se toman en el tiempo en escribir comentarios que evidencian que ya están aburridos con cada una de sus entregas que parecen más de lo mismo.

    Además, su humor cada vez se transforma más en burla (viendo el último video sacado sobre los tipos de profesores) donde recurren a situaciones que distan mucho de un acto humorístico y más parecen sacados de los peores sketches que tiene Morandé con Compañía.

    Y creo que este agotamiento de la creatividad es precisamente por sus erradas nociones que se expresan en el último párrafo de esta nota.

    “La gente quiere contenido”. Son sus suscriptores los que quieren contenido. La gente, el resto que no son sus suscriptores, está “buscando” el contenido y al ver su contenido carente de un humor inteligente y más bien burdo, repetitivo y lleno de marcas por todas partes, es obvio que lo va a dejar de lado, porque es lo más parecido a la televisión. Para eso la gente ve la tele mejor.

    Entender que YouTube no es la televisión y la televisión no es YouTube es lo primero que debieran saber los creadores de esta productora. Si repiten las mismas lógicas televisivas, donde las marcas lo invaden todo, donde existe un humor carente de personalidad y donde todo se repite hasta al cansancio, están destinados al fracaso; a que más y más gente encuentre que se quedaron pegados con formatos que en su tiempo suponieron un éxito. Basta ver la crisis que está sufriendo la televisión chilena por la ausencia de ideas.

    Cuando dice “hay mucha gente interesada en hacer lo que nosotros mismos hacemos. Nuestra energía hoy en gran medida, más que competir con estos clones, es mirar para adelante siempre y nunca preocuparnos de que está pasando atrás” es evidente su desconocimiento de lo que significa la plataforma de YouTube, donde en realidad hay grandes creadores que no están “ni ahí” con Woki Toki y por el contrario, están buscando sus propias formas de expresarse en esta plataforma, generando así su propia audiencia, su propio estilo, que llega a ser mucho más creativo que cualquier video Woki Toki.

    Su nula preocupación por lo que hacen los demás “youtubers” demuestra una postura algo “altanera” que creo que es nociva para un creador o para alguien que se considera creativo, pues alguien que desarrolla contenido para YouTube, lo que más tiene que hacer, es ver qué se está haciendo en todos lados en esta plataforma, qué ideas nuevas tomar, qué formatos mezclar, ver los supuestos “clones” de sus formatos y ver qué funcionan mejor en ellos y qué no, y asi un largo etcétera. Creer que ya lograste algo y sentirte tranquilo con eso es una autosabotaje tremendo a nivel creativo. Y digo esto último por todo lo ya dicho antes, pues Woki Toki parece estancado entre las marcas y sus formatos archiconocidos, algo parecido a lo que es la televisión y, vuelvo a insistir, YouTube no es la televisión y la televisión no es Youtube.

    Saludos!

Leave A Reply