“The Voice Chile” Cuando reciclar se vuelve peligroso

9

Recién ayer fue emitido el primer capítulo de The Voice Chile, después de una espera que se prolongó por meses, acarreando una campaña publicitaria inusitada para un nuevo estelar del ex canal del angelito. Todo esto provocó que las expectativas fueran altas por un formato televisivo cuyo éxito en el extranjero ha sido simplemente arrollador [para quienes tenemos acceso al cable, podemos dar fe de ello].

The Voice Chile

Hoy Editando abre sus puertas a una columna escrita por uno de nuestros fieles lectores a modo de cooperación, destripando desglosando por completo el estreno de ayer en canal 13. Por supuesto después del salto puedes leer y luego comentar, que le hace bien al sitio! 

Así funciona el formato The Voice

[por Gonzalo Maruri V.]  La premisa es bastante simple: buscamos voces únicas, voces que emocionen, voces de verdaderos artistas. Esto sin contar fases que posee el programa. Primero son las “audiciones a ciegas” donde un jurado selecto, integrado por cuatro cantantes connotados del panorama musical nacional e internacional, los que sin ver quién está cantando, deciden si girar o no su asiento para invitarlos a ser parte del grupo que cada uno guiará el resto de la temporada. Si ninguno se gira para darle su favor, el postulante tendrá que regresar por donde vino. Ahora bien, si más de un jurado gira el asiento a su favor, es el que canta quien deberá decidir con cuál de estos “próceres” de la música quedarse como mentor. Luego de ello vienen las fases de competencia entre cada uno de los integrantes de los grupos, llamada “ronda de batallas”, para luego llegar a los “shows en vivo”, donde el público vota y de cuyo proceso sólo quedará uno, quien se convertirá en el gran ganador del programa, donde el premio es un contrato discográfico con Universal [en el caso de Chile].

Como ya se pueden imaginar, es un formato bastante dinámico y atractivo, donde el eje articulador es buscar una excelente voz y mejorarla con un grupo de jurados-mentores con gran carisma y experiencia musical, además de un animador que interactúa con quienes acompañan al participante y un público que parece estar siempre inyectado de euforia y adrenalina, sin miedo a apoyar o expresarse ante las decisiones del jurado o el postulante. Eso, al menos en la versión estadounidense y en las extranjeras, porque acá en Chile, por lo que se vio este domingo, pasa algo distinto.

Ahora desmenuzando la propuesta The Voice Chile

Partamos con la idea de que comprar un formato televisivo extranjero siempre supone un riesgo y ese tipo de atrevimiento siempre se agradece como espectador de una televisión chilena con una oferta audiovisual cada vez más repetitiva, sin aparentes innovaciones y desvalorada por aquellos noticiarios sensacionalistas. Opción clara ante esta situación es el cable o la oferta audiovisual entregada por las plataformas digitales como Netflix, YouTube, etc. Así que en cuanto a apostar por algo distinto y de éxito comprobado, es un punto a favor por quienes llevaron a cabo esta producción televisiva.

Ahora bien, resulta inevitable comparar el producto local con sus versiones extranjeras, pues a partir de las diferencias que encontramos entre ambos, podemos entender por qué The Voice Chile está cayendo desde el primer capítulo en los peligros que supone el reciclaje de un formato, en donde los detalles hacen la diferencia entre un real programa de entretención y un programa caza talentos. Es este trabajo meticuloso de auto crítica [que ojalá ponga en práctica la producción del programa]necesario para transformar este estelar en uno de los caballitos de batalla ante el avance arrollador de las teleseries turcas.

A continuación se enumeran una serie de detalles que considero relevantes para lograr un programa coherente con lo que es el formato en sí, por lo cual existe un ejercicio exhaustivo de análisis.

The Voice Chile – Los Jurados

Primero que todo, están los jurados-mentores. Y creo que aquí son varios los puntos críticos. En un principio no había ninguna relación ni entre ellos, ni con el público ni con los participantes. Era un ejercicio mecánico de escuchar y girar el asiento. Avanzado el programa ya esto se fue borrando y fue todo mucho más ameno.

The Voice Chile Nicole

Volver a poner a Nicole como jurado de un estelar ya no resulta atractivo. Reconozco plenamente su calidad musical y mi más profunda admiración hacia ella, pero su gran aporte ya fue en “Mi nombre es” y pudimos ver todo su potencial en él. En este capítulo vimos más de lo mismo. Al revés pasa con Álvaro López, ex vocalista de Los Bunkers. Su personalidad pasa desapercibida y queda pequeño (literalmente) al lado de los otros jurados. Es fácil entender por qué en este capítulo casi ninguno lo eligió como mentor. No sabemos quién es y no hay nada peor para un espectador no tener idea quién está tomando la decisión por mí de quién o no es la mejor voz.

A Franco Simone le es imperdonable su nulo español que muchas veces hace inentendible lo que está diciendo sobre los participantes, recurriendo éste a su gestualidad para insinuar siquiera que se quede en su grupo. Se vio esto durante todo el capítulo. Es una gran estrella, un gran cantante, pero queremos entender qué piensa, qué siente respecto a lo que está escuchando de forma clara.

De los tres, Luis Fonsi creo que dio con su rol dentro del jurado y logró encontrar comodidad, esa misma que se ve en los jurados de The Voice en Estados Unidos, porque estos entienden que son mentores, que van a mejorar algo que ya está bueno y, por tanto, es una oportunidad para el participante de ser el mejor de los mejores, no se trata de solamente escuchar, elegir, girarse, abrazarlo, adiós y páguenme el sueldo. Al menos en él se ve la intención sincera de ser un aporte para los postulantes.

Estos fracasos (más que errores) responden a una mala propuesta de producción. Si bien no podemos tener a Adam Levine, Christina Aguilera, Pharrell Williams, a sir Tom Jones, Shakira, Will.i.am o a cualquier otro realmente grande de la música internacional, es responsabilidad de quienes están a cargo de la adaptación del formato, buscar a aquellos personajes de la música que más remecen en el inconsciente colectivo chileno y con los cuales uno pueda tener cierta empatía o conocimiento. Reciclar a Nicole o poner a alguien demasiado “nuevo” como Álvaro López, no ha sido la mejor decisión. Se hacen urgente varios asados entre todos los jurados para que realmente se conozcan y exista una interacción sincera en el programa, pues lo que está pauteado el espectador es capaz de notarlo inmediatamente y pierde fuerza todo lo que se construye en torno a ello.

The Voice Chile – El animador

Es la persona que acompaña a la familia, amigos, etc. en el backstage del programa, mientras el participante está cantando. Reacciona con ellos, los sostiene, los abraza, etc. En las otras fases del programa tendría un rol más relevante. Y bueno… es Sergio Lagos.

Reciclaje 1000%. ¡BASTA! No hay mucho que decir. Un completo fracaso por parte de la producción. Un formato nuevo acá en Chile [en la televisión abierta al menos] precisamente da la posibilidad de innovar en muchos aspectos y ocupando una palabra más motivante, ser pionero en algo. Sergio es un buen animador, pero aparece hasta en la sopa. Es triste porque hay tanto rostro emergente, con el cual el espectador siente empatía, sin embargo, la producción del programa optó por lo fácil.

The Voice Chile – Los Participantes

Otro punto crítico a considerar por la producción. En varios de los países que se ha adaptado este programa, es increíble ver cómo cada uno de los participantes que llega a cantar son simplemente excepcionales, no por su historia de vida, si no por cómo su pasión por cantar y su voz han configurado su vida. Es la calidad vocal la que destaca. Llegar hasta ese punto de estar con los más grandes de la música actual y sí, repetiré esto, “los más grandes de la música actual” y tener la oportunidad de elegir quién de ellos será su mentor, es un privilegio de muy pocos.

The Voice Chile participante

No es por desmerecer a ninguno de los que participó en el primer capítulo, pero creo que por parte de producción faltó un casting previo mucho más exigente en cuanto a calidad vocal. Cuántas veces no hemos visto que un talento que se cree bueno por un momento cae en el olvido después que se acaba el programa. “Talento Chileno” de Chilevisión es ejemplo de ello, la fábrica de talentos de los que nadie se acuerda después. Y no es porque la gente que vaya no sea talentosa, de hecho, lo es, pero cuando uno va a The Voice [y eso se ve en las versiones extranjeras]las personas se juegan la vida al estar en el escenario, porque es una oportunidad única en su tipo. Imagínate Tom Jones sea tu mentor, una leyenda viviente. Eso motiva a cualquiera a ser el mejor. Esto sin duda va de la mano con la calidad de jurados-mentores que están en el programa, tema abordado en el primer apartado.

Todo lo anterior se suma a la exagerada importancia que se le dio a la historia de vida de cada uno de los postulantes. Las redes sociales fueron eco de esto y criticaron fuertemente la cabida otorgada a este tipo de relato, cuando lo más relevante en este programa es el talento vocal. Como espectadores sabemos que la vida es difícil, sobre todo si somos chilenos, no somos indolentes ante esto [quizás sí], pero nos interesa más conocer aquel don que distingue a esta persona similar a mí del resto de los mortales. Sólo un par de participantes se destacó por sobre el resto, ya que los cuatro jurados se dieron vuelta en su asiento. Luis, con una voz extraordinaria, capaz de emocionar a cualquiera y Astrid, una mujer tejedora que dejó todo, literalmente TODO en el escenario con una versión propia de Close to you. Ese tipo de personas queremos ver en el escenario, con esa capacidad de emocionarnos al escuchar su voz, tal como nos pasa al ver las versiones extranjeras por el cable.

The Voice Chile – El Público

Otro punto crítico. En la mayoría de las versiones internacionales, el público está aparentemente inyectado con un medicamento que lo deja en un estado de euforia inimaginable. Y esta adrenalina que brota por los poros de la audiencia, es la que genera un ambiente único para el jurado, los participantes y para nosotros los espectadores, porque tomamos conciencia de lo que se mencionaba anteriormente: estamos ante un talento excepcional, único en su tipo y debe ser mejorado. De esta forma el público provoca una sinergia que le permite al participante dejarlo todo en el escenario y al jurado escuchar esa performance única. Luego, al momento de decidir con qué mentor quedarse, el público también sin ninguna vergüenza da a conocer su opinión con gritos eufóricos y cualquiera sea la decisión tomada, éste apoyará con un aplauso. Dicho de otra forma, el público “está siempre arriba”.

En The Voice Chile el público brilló por su ausencia, otro gran fracaso de producción. Sigue siendo para lo que se ha ocupado siempre en la mayoría de los programas chilenos: decoración. Aplauden cuando termina la presentación del participante o tímidamente durante la misma, pero de ahí, nadie más sabe de él. Cuando Nicole en un momento los interpeló por una opinión que ella había dado, nadie respondió. Momento incómodo. Segundos después surgieron unas voces. La energía que tiene el público es fundamental en este tipo de formato, pues es la confirmación para nosotros como espectadores que esa voz que estamos escuchando es genial y merece ser premiada por los jurados, dándose vuelta. Si no, pregúntenle a los encargados del programa “Vértigo”, del mismo canal, por qué hay una persona dedicada exclusivamente a animar al público para que éste aplauda, grite, se exprese, etc. Yo una vez fui público de un programa chileno y es lo peor. De un momento a otro te dan una instrucción desde lejos y no sabes qué hacer. Cuando hay alguien cerca de ti recordándote que tienes que aplaudir ahora, gritar, etc. es siempre mejor.

The Voice Chile – Aspectos Técnicos

Partiremos con un acierto. La factura del programa es notable en cuanto a iluminación, planos, ciertos momentos de la edición, etc. Y en HD es posible notarlo. Es un aspecto bastante trabajado por Canal 13 y en The Voice Chile lo lograron a cabalidad, sin mucho que envidiarle a las versiones de otros países.

Ahora bien, existen ciertos detalles que hacen la diferencia. Por un lado está el set o escenario. Llega a ser claustrofóbica la forma en que está distribuido el espacio dentro del lugar. En las adaptaciones son escenarios gigantescos, donde el público rodea literalmente al participante, aportando a la sinergia de la que hablaba anteriormente. Aquí es todo lo contrario. Da la sensación que fue el espacio que sobró dentro del canal y la ubicación de la banda de músicos es evidencia de ello, casi cayéndose del escenario, relegados al costado derecho de éste. Pasado el tiempo, ya no se hace tan relevante, sin embargo, la espacialidad, de que aporta algo, aporta.

El sonido. Es imperdonable que haya una mezcla de sonido donde escuchemos más fuerte a la banda musical que a quien canta, sobre todo si pensamos que esto último es lo que más importa en el programa. Llegué a modificar las opciones de sonido de mi televisor para ver si era un problema de ahí, sin embargo, venía mal mezclado desde la señal misma. No pasó una vez, sino varias. Un error que si no se corrige puede ser pagado muy caro a largo plazo.

La edición. Es sólo un detalle, pero el montaje del programa está plagado de momentos muertos, liderado por aquel instante en que el postulante se sube y espera que suene su canción, aproximadamente diez segundos donde no se escucha ni pasa nada, similar a ese gesto sabido de los realities antes de que se sepa una gran decisión. Quizás quien edite el video piensa que se genera un momento de tensión, cuando ocurre todo lo contrario, es como un corte en el ritmo que lleva la situación hasta ese instante y genera un gran ruido. Las versiones extranjeras se caracterizan por una edición altamente dinámica, que no da espacio a distracciones como ésa, sino que va directo a lo que importa: la persona que canta, la reacción del jurado, la reacción del público y fin. Todo lo demás queda sobrando.

The Voice Chile – En Resumen

Cuando uno recicla un formato, uno recicla todo de él, no lo que estaba quedando de otro formato propio. Al apostar a algo nuevo, se apuesta en un 100%, no en un 40% o 60%, pues si se hace así, quedan programas televisivos a medias, sin nada nuevo, sin nada atrayente para la mirada del espectador y por lo cual pueda destacarse del resto de la oferta televisiva. The Voice es un formato que me gusta [es una opinión ya más personal]y, por lo mismo, valoro la intención de traerlo a Chile. Sin embargo, también respeto las dinámicas internas que éste tiene, las que justamente le dan su valor agregado y que explican su adaptación en más de 20 países.

Tal como escribí anteriormente, si hay una posibilidad de hacer una auto crítica por parte de la producción, sólo viendo el primer y exitoso capítulo, es momento de hacerla y no descansar en los laureles, porque al menos en mi opinión, cómo va configurándose el programa [con esos detalles que faltan por resolver], está destinado al fracaso.

Para quienes no vieron el programa, pueden revisarlo completo en la web de canal 13.

Esta columna es un aporte del público. Si quieres enviar también tu propia columna, conversemos como lo hizo Gonzalo, a través de mensaje en nuestro facebook! 😉

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

9 comentarios

  1. THE VOICE CHISTE on

    Luis Layseca, no tiene voz ni registro, no maneja técnicas vocales, no se acerca ni remotamente a otros competidores de este certamen ni de su equipo, sin embargo, cuando “canta” pone la voz despacio y media arrastrada, para que cuando no cantas al menos que se vea “sexy” y las minas que privilegian el envase y no la voz, difundan y comenten y apoyen en definitiva la venta de este producto, por su envase y por que la vende de sexy e interesante, pero absolutamente no por la voz. VIVA LA VOZ CHILE!!!!!!!!! BUSCAMOS LA MEJOR VOZ…..

  2. Pingback: [Entrevista] Paula Gómez: "En la TV de Chile, la baja calidad es a todo nivel"

  3. Sebastián Valenzuela Jiménez on

    Totalmente de acuerdo con la crítica, hace ya años que no se ven propuestas nuevas en la televisión, en ningún caso creo que sea un afán de chaquetear o desmerecer a Chile como productor de entretenimiento, es precisamente eso, estamos siendo adaptadores, nada nuevo. El que seamos la “mejor versión en L.A” no quiere decir que sea bueno, a mi parecer es un conformismo/mediocridad.

    Esto en una crítica más bien general a la parrilla programática de Chile que actualmente se basa en teleseries importadas, programas en su versión chilena, y teleseries nacionales que vendría siendo el toque de “originalidad” de la oferta televisiva.

  4. Creo que cada versión se adapta a su idiosincrasia. Para mi gusto fue súper entrete, no tenía muchas expectativas y me sorprendió. A diferencia del autor de esta crítica, me agrada que los jurados sean espontáneos y no sobreactuados como los gringos, me gusta que Álvaro López sea piola y que Franco Simone se comporte como italiano intentando hablar español. Nicol y Sergio Lagos son rostros potentes del canal, así que obviamente no se arriesgarán a poner en la conducción al menos, a algún rostro “emergente”.
    Para mí, un buen programa de entretención, un acierto en la tv actual.
    Estoy harta de las alabanzas a la gringosincrasia.

  5. Algunas cosas:
    -El publico.. es el mismo que usan para
    1-Atrapa los millones
    2-Ridiculos Chile
    3-Voice Chile
    4-Vertigo

    En cada programa pagan por ir 15.000, asi que es gente ya entrenada para el show (como seguir el ritmo de una música de pie y aplaudiendo con cara hmmm hoy me toca vertigo y el matinal del chile y luego a dormir en el programa de la jueza del chv.)

    Con el jurado por ahora solo sacaría a Nicol.. pero eso es imposible por Sergio Lagos claro. La gran diferencia entre en jurado de the voice chile y otras versiones es que los jurados se dedican a buscar talentos ademas de contar con un estudio profesional.

    Bueno el resto ya lo saben..

  6. Que terrible la manera de tirar para abajo un programa que a la mayoria del pais le gustó..Estamos en Chile. DEJA DE COMPARAR ESTE FORMATO con los formatos de otros paises. A nivel latinoamericano, es la mejor version junto a la mexicana. Has visto la peruana, argentina o colombiana?… CHAQUETEO D MIERDA DE ESTE PAIS REFLEJADO HASTA X EL SACO DE WEA QUE ESCRIBIÓ este articulo. Con lupa buscando detalles para tirarlo para abajo. Asco. Personas asi sobran en este pais.

    • respondiendo a la conformista on

      que pena por esta clase de gente, uno ya no se puede criticar nada sobre los aspectos buenos y malos, porque creen que los estan atacando y los acusan de tirar mierda, ser chaquetero etc, por eso el pais esta como esta.
      y personas como usted son las que realmente sobran en el pais. bueno si la quitaramos se nos iria la mitad de la poblacion.

      • Nicolás G . on

        Coincido totalmente contigo, no es chaqueteo el opinar con fundamentos e ideas claras como lo hizo el autor del articulo. Al ser un formato traido de afuera por supuesto que queda expuesto a comparaciones, es inevitable.
        Pero sí es chaqueteo comentar y tirar para abajo el articulo, que creo está bien fundamentada.

Leave A Reply