El realismo de estudio en el Cine

0

El diseño de producción ha avanzado mucho a lo largo del siglo XX, pasándose de los fondos pintados a los escenarios creados en computador. Algo que se ha mantenido constante: la necesidad de crear entornos creíbles que persuadan al público de la autenticidad de la acción en pantalla.

Bunraku

La película “Bunraku” de 2010 dirigida por Guy Moshe es una clara muestra de cómo el diseño de producción abarata cada día más los costos reemplazando costosas escenografías por el diseño en computadora y nuestro conocido fondo verde.

Martes de historia en este humilde blog audiovisual y esta semana nos adentramos en la magia in door, cuando el cine se hace muy real en controlados ambientes bajo cables y luces. Como siempre con mucha info para coleccionar, todo después del salto.

Idea n° 51 | El realismo de estudio: Diseños para vivir

Georges Méliès fue el primer diseñador de producción, y la poesía atmosférica en sus entornos de fantasía influyó en las series y los seriales de Victorin Jasset y Louis Feuillade. Sin embargo, los primeros decorados construidos se hicieron para los superespectáculos italianos de Enrico Guazzoni y Giovanni Pastrone, que inspiraron Intolerancia [1916], de D. W. Griffith, y la tradición estadounidense de recrear la realidad en el interior de un estudio o en los exteriores próximos a este último.

El rodaje de interiores se hizo más común con las mejoras en la iluminación artificial. Ello no sólo permitía a los productores rebajar los costos, sino que también ofrecía a los directores un control total sobre todos los aspectos de la filmación.

En los movimientos alemanes de la Kammerspielfilm y la Strassenfilm, inspirados en la obra de los suecos Victor Sjöström y Mauritz Stiller, se utilizaba el realismo de estudio para revelar la psicología de los dramas mediante el énfasis en los elementos simbólicos de la puesta en escena. Descartando la estilización del expresionismo, Bajo la máscara del placer [Die Freud lose Gasse, 1925], de G. W. Pabst, explotó las condiciones óptimas del estudio para desarrollar la cámara subjetiva y las técnicas de montaje invisible que tanta influencia tuvieron en el cine estadounidense.

The Avengers, película que ya confirmó a Robert Downey Jr. para el papel de Tony Stark en su segunda y tercera versión, es otra que tiene mucho fondo verde incluso en aquellas tomas en que  nos hacen creer que están en exteriores.

The Avengers, película que ya confirmó a Robert Downey Jr. para el papel de Tony Stark en su segunda y tercera versión, es otra que tiene mucho fondo verde incluso en aquellas tomas en que nos hacen creer que están en exteriores.

Sin embargo, el proceso industrial aplicado a la producción de películas permitió menos experimentación, y el realismo de estudio típico de Hollywood se caracterizó por una perfección técnica impersonal. Aun así, directores como Cedric Gibbons, Hans Dreier y Robert Day lograron alcanzar estilos reconocibles de acogedora opulencia, elegancia europea y dureza urbana en la MGM, la Paramount y la Warner Bros, respectivamente.

Poverty Row también tuvo su estética realista, tanto si se trataba de reproducir una ciudad de frontera como de modelar con claroscuro los claustrofóbicos interiores del cine negro.

Pero si el realismo de Hollywood tenía un aire genérico de afectación, el francés perteneció a un tiempo y un lugar específicos. Diseñadores como Lazare Meerson y Alexandre Trauner crearon aquellos entornos intrínsecamente ligados al destino prestando una atención tan meticulosa al detalle auténtico que sus decorados de estudio tuvieron una influencia profunda en el neorrealismo. Y así, la puesta en escena se hizo tan fundamental para la acción que la cámara empezó a moverse libremente a su alrededor en tomas largas que desafiaban las estrategias de montaje del estilo narrativo clásico.

El perfeccionismo de los diseñadores de la posguerra se ha citado, junto con los guiones demasiado trabajados, como una de las razones que encorsetaron el cine francés, y esta “tradición de calidad” fue barrida del mapa por la nouvelle vague, que abogaba por los rodajes en localizaciones auténticas.

La introducción de cámaras más ligeras y las películas de color más rápidas persuadieron a más directores para filmar en el mundo real. Este cambio coincidió con el declive del studio system en todas partes.

En el cine mayoritario, el realismo ha escaseado en la era de las películas taquilleras. Pero a lo largo de la historia del cine, a los períodos de estilización les han seguido normalmente etapas de retorno a una mayor simplicidad. Así que, por muy sofisticados que se vuelvan los efectos digitales, siempre habrá un lugar para la intimidad y la interactividad de un set de estudio realista.

Esperamos que cada artículo de las 100 ideas que cambiaron el Cine sea de interés para todos. Cada martes, o por lo menos eso intentamos 😀

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

Leave A Reply