MEO Cineasta

0

marco_enriquez.jpgYoutube desde hace ya mucho tiempo que se convirtió en algo más que una plataforma para ver videos de gente cayéndose o de Pandas estornudando y ha evolucionado de una manera que no sabemos en que terminará. Este cambio ha traído que entre tanto viral sinsentido uno pueda encontrar verdaderas perlas del cine, es cosa de saber buscar.

Pero como han imaginado gracias al título de esta entrada, el motivo de esta es el otrora candidato presidencial, y en una de esas hasta futuro, Marco Enríquez-Ominami, quien en su pasado guarda una historia ligada a la ficción cinematográfica que no muchos recuerdan. [por otro lado, quizás hacen bien en no hacerlo].

Y ahí estaba yo, revisando videos en Youtube que me permitiesen pasar una tarde agradable mientras esperaba una llamada importante, cuando me encuentro con 10.7: El caso de Monserrat de Amesti, recordado cortometraje de Marco Enriquez-Ominami. Presto decido compartirlo con los lectores de Editando, porque a fin de cuentas somos un sitio de difusión audiovisual.

Emocionado decido escribir esta entrada, pero al sumergirme en las profundidades de Youtube encuentro que no sólo está el ya mencionado Caso de Monserrat de Amesti, subido por un fanático del cortometraje directamente del VHS, en el que lo había grabado la única vez que lo pasaron por TVN en una noche ya perdida en el tiempo. Interesante trabajo de estilo pero nada más.

Así me doy cuenta que el propio Enriquez-Ominami, tiempo después de que este fanático subiera 10.7 y que considera el mejor cortometraje que ha visto, decide compartir sus primeros trabajos “des-interesadamente”.

Por lo que ahora podemos ver “Vine a decirles que me voy” (1995), primer cortometraje del hijo de Miguel Enríquez, que cuenta como Jean Pierre, un francés con familiares en Santiago que supuestamente lo iban a recoger al terminal aéreo. Como si estuviera en un limbo, Jean Pierre no logra abandonar el lugar y tras unas horas compartiendo con los chilenos, quiere huir en el primer vuelo de regreso a París. Manéjese con cuidado.

Luego podemos ver “Bienvenida Casandra“, el tibio primer largometraje de Marco, que busca entablar la discusión sobre los dogmas católicos, a través del enamoramiento que tiene la protagonista con el ahora Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke. Sólo unos pocos pudieron ver la película en TVN en un espacio, ya olvidado, dedicado al cine chileno. Pese a lo fallida puede verse.

Para no dilatar más esta entrada, la cerramos con el trabajo documental que Marco realizó el año 2002. Chile, Los Héroes están fatigados,  es un trabajo que pretende ser un ajuste de cuentas con algunos de los máximos dirigentes de la izquierda concertacionista, enfrentándolos a las concesiones que hicieron al negociar la transición con la dictadura, y a sus propias transformaciones ideológicas que los dejó reconvertidos en lobbistas profesionales o directamente en empresarios. Claro, suena super bonito, pero al final parece una carta de presentación de la propia agenda política de Enriquez-Ominami. Véase con criterio.

Así que hasta aquí lo dejamos hoy. En una entrada anterior hablamos de Mansacue y no vale la pena gastar más palabras en ellas.

Y ustedes…

¿qué opinan del trabajo cinematográfico de Marco Enriquez-Ominami?

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Personaje translumínico, hiperbóreo y superfluo. Pasa su tiempo entre el aprendizaje, la enseñanza y la lectura, literaria y Audiovisual. Experto haciendo panqueques.

Leave A Reply