Cine, el espejo más cercano

0

mirror_scene_taxi_driver.jpgLa semana pasada les contamos sobre el Taller de Apreciación Cinematográfica que nuestro amigo Jorge Meza realizó en el marco de balmaceaudiovisual e incluso publicamos uno de los textos sobre zombies, nacidos desde dicho grupo de observadores críticos. Pues bien, esta semana publicamos un segundo ensayo, esta vez es Marcelo R. San Juan quien redacta el ensayo que lleva por nombre: “El Cine y la búsqueda del espejo más cercano“. Todo después del salto.

El Cine y la búsqueda del espejo más cercano

Desde que supe que tendría que hacer el análisis a una película en este taller, se me ha volcado el mundo intentando dar con la indicada.

Títulos hay por montones, países consagrados por su sentido de industria… variados géneros establecidos, como también subgéneros cinematográficos y técnicas de filmación están en constante evolución, por lo cual, apegarme a la norma intentando plasmar mi opinión en una sola película iría en desmedro de “mi gran descubrimiento” que tal vez ya para nadie sea una novedad y se vuelva tan cotidiano y mecánico como el hecho de pestañar, considerar al cine como un espejo, el espejo más cercano.

Aludo al espejo más cercano pues, creo es imposible que una película logre capturar fielmente la veracidad de un instante, aun siendo un documental, la verdad expuesta no es totalmente objetiva, siempre estará sesgada por la visión del director y el mensaje que éste nos quiere entregar.

Dentro del espejo, siempre hay un borde que se pierde dentro del cuadro, en tanto un plano intente mostrar una acción perderá otra simultáneamente. Nuestra mirada siempre tenderá hacia un costado en particular. Entonces, tu reflejo no será el mismo visto desde la vitrina de un centro comercial como el que se ve sobre la posa de agua de una población. Púes bien, quedan de manifiesto los intereses de autor, sin embargo, la sociedad: Cineasta-Público quedará satisfecha en cuanto algo de ellos quede plasmado en ese gran espejo.

La pseudo fórmula consiste en crear la empatía con el otro, en la búsqueda de las emociones y deseos universales como los son el amor y la muerte. [Porque el ser humano castiga y ama con la misma fuerza e ímpetu].

Cuánto de ello estriba en la necesidad de encontrarse, de identificarse con este escenario planteado y cito algunas de mis películas, para aclarar un poco el tema.

Acaso… ¿No existe también la necesidad de creer y soñar en tiempos mejores cuando vemos películas como La Vida es Bella, El Pianista, La Lista de Schindler y muchas otras películas marcadas por conflictos bélicos?, ¿No nos hacemos cargo acaso del vacío de las vidas de personajes como Amelie, la chica que vive haciendo feliz la vida de otros olvidando la suya, o el temor de no sentirse completos como seres humanos y no encajar con las demás personas por considerarse un invento no terminado como en El Joven Manos de Tijera?

¿Cómo nos vemos atrapados por el conflicto de una dictadura y la imaginación como una válvula de escape en el Laberinto del Fauno?, en tanto, ¿Cómo quisiéramos luchar contra el olvido y estar siempre presentes para nuestras parejas en cintas como Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos o 50 Primeras Citas?, como en ocasiones el cine nos da la posibilidad de sentirnos libres, emular conductas o sencillamente dejarse llevar por la fantasía que sería descubrir que somos personas con derecho a hacer de nuestras vidas un libre albedrío y no un modelo a seguir dentro de un sistema establecido, con frases como: “elige una vida, un empleo, una casa”, etc de Trainspotting. Suelo pensar que el cine es de las pocas cosas que te entregan una verdadera terapia, te estimulan y otorgan un grado de libertad que muy pocas veces en la vida puedes tener.

No necesariamente, serás siempre el winner, el chico apuesto y exitoso de esas películas, o el ciudadano modelo que todos quieren seguir, podrás desdoblar tu conducta de manera sombría y hasta saciar tus deseos de castigador y hacer justicia por tus propias manos como en el Juego del Miedo, o sencillamente harás de tu profesión algo útil y menos lejana para otros como el doctor en Patch Adams. Películas como mencionaba al inicio de este ensayo hay muchas y doy por fe que puedes aventurar a que cada vez que intentes mirar una película, por muy extravagante o sin sentido que parezca en un comienzo…. Siempre encontrarás tu reflejo.

—————————— o ——————————

Como dato anexo, mientras buscaba una imagen para ilustrar este post, gracias a @Mcmunizaga encontré este sitio con una recopilación de imágenes de películas que incluyen reflejos, su gran mayoría en espejos. De seguro les interesará dar un vistazo.

Curiosamente en aquella tremenda recopilación, no se encuentra la imagen de Taxi Driver que terminó finalmente por acompañar este post, ni tampoco este sexy fotograma perteneciente a “Eyes Wide Shut” del maestro Kubrick. Y de seguro otras tantas que se escaparon.

Salu2

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

Leave A Reply