Dr. House es 50% Mentiroso

6

Tan fanáticos de House somos algunos que ya creíamos estar listos para atender desde un simple catarro hasta el Lupus, pasando por infartos de último minutos y crisis desquiciantes.

Pero al parecer en televisión no todo lo que brilla es oro y los procedimientos que tantas veces hemos visto realizar en series como E.R. o el mismo Dr. House, no son tan reales, es más muchas veces escapan a la realidad a tal punto que, si nos guiamos por ellas podríamos terminar matando a alguien antes que salvarlo.

Lea después del salto un completo estudio realizado por profesionales a las míticas series de Tv realizadas en hospitales.

dr-house.jpg

Fuertes convulsiones sacuden a un paciente que acaba de llegar a la sala de urgencias. Un equipo de especialistas se reúne a su alrededor y controla rápidamente la situación, sujetando con fuerza a la persona y colocando un objeto en su boca para evitar que una mordedura involuntaria le arranque la lengua. No estamos en un hospital, sino sentados frente al televisor viendo la popular serie médica E.R.

Cambiamos de canal. Esta vez es Doctor House y el equipo médico recibe un paciente infartado al que se atiende rápidamente con una máquina desfibriladora para reanimarlo. Todo ocurre en segundos.

Si tras ver estos programas usted cree que se ha formado una idea acertada acerca del trabajo de los médicos, puede que le convenga reconsiderar lo que aprendió: ninguna de las dos escenas refleja la realidad.

Así lo señala un estudio realizado en Canadá por especialistas de la U. Dalhousie, que analizó cientos de episodios de populares series médicas, como E.R., Doctor House, Grey’s Anatomy y Private Practice.

El líder del estudio, Andrew Moller, se pasó más de 280 horas mirando los capítulos de estas series, un verdadero maratón televisivo que inició en enero de 2009 y que durante el resto del año lo llevó a un punto en el cual llegó a ver cinco episodios por día. En total, fueron 364 episodios de 44 minutos de duración cada uno, los que fueron analizados en detalle para el estudio.

Respuestas Erradas

Tanto esfuerzo valió la pena. Moller dice que en todo este material pudo aislar 59 procedimientos médicos y que en 46% de los casos las respuestas médicas recreadas por los actores, junto a sus equipos de enfermeros y enfermeras, fueron inapropiadas.

Sólo en el 29% de los casos las reacciones fueron correctas, en tanto que en el 25% restante no se pudo determinar la veracidad debido a que las escenas eran demasiado cortas.

¿Dónde se presentan más errores? Para sorpresa de los investigadores, éstos ocurrían cuando los médicos televisivos atendían pacientes con convulsiones o ataques epilépticos.

En algunos casos, los actores sujetan al paciente que llega convulso a la sala de emergencia, intentan detener sus movimientos involuntarios y colocan objetos en su boca para evitar que se muerdan. O sea, lo contrario de lo que los expertos aconsejan hacer en estos casos.

El doctor Manuel Campos, de Clínica Las Condes, advierte que nunca se debe sujetar a un paciente con epilepsia, ya que no están conscientes durante el episodio y la persona que lo  asiste puede resultar herida.

Campos dice haber analizado estos errores en conversaciones informales muchas veces con sus colegas. Agrega que nunca se debe poner algo en la boca del paciente, ya que podría tragarlo o aprisionar el dedo de la persona que lo ayuda.

Pero este no es el primer estudio en detectar errores en estas populares series médicas. En 2008, la Fundación Británica del Corazón advirtió que muchas personas subestimaban los síntomas de un infarto cardíaco debido a las representaciones “poco realistas” de los actores de las mismas series médicas aludidas por el estudio canadiense.

En concreto, este estudio advirtió que en más del 50% de los casos los actores representando un ataque cardíaco se tomaban el pecho con fuerza, lo que lleva a muchos televidentes a pensar que este es el único y principal síntoma que alerta de un ataque.

Lo cierto es que los síntomas de esta enfermedad pueden afectar otras zonas del cuerpo además de la sensación de opresión en el pecho: muchas veces  suelen aparecer como una molestia en ambos brazos, el cuello, la espalda, la mandíbula o el estómago, además de nausea, sudoración fría o dificultad para respirar. Y todo esto puede ocurrir con o sin molestias en el pecho.

Y hay más. Otro estudio realizado el año pasado por facultativos del Hospital de la Universidad de Alberta, en Canadá, se encontraban investigando la razón por la cual muchos estudiantes de medicina cometían errores en los procesos de intubación de los pacientes durante sus prácticas [esto consiste en introducir un tubo por la traquea para facilitar el acceso de aire a los pulmones de los pacientes con dificultades respiratorias].

La sorpresa fue mayúscula cuando durante las entrevistas a más de 80 estudiantes apareció un factor común: las series médicas de TV. Un gran porcentaje admitió haber imitado la técnica de personajes de series médicas, en especial de la serie E.R.

Para que este procedimiento sea efectivo, dijeron los especialistas, se requiere que la postura del cráneo se mantenga en un determinada posición, pero en las series siempre se apreciaba que esta posición no era la correcta.

Manuel Muñoz, académico de la U. Andrés Bello con más de 15 años de experiencia en sala de urgencias, dice que las reanimaciones de pacientes que se realizan en estos shows son poco creíbles para quienes trabajan en el área.

Según explica, las escenas suelen mostrar un paciente que llega infartado y a un equipo de médicos que raudamente les aplica una máquina desfribiladora para reanimarlos. “Nunca ocurre a esas velocidades, ya que primero se realiza una evaluación del estado general del paciente”, afirma.

Sin duda que para mantener el drama los guionistas exageran o acortan el tiempo de las escenas y los facultativos de la vida real lo saben. El problema, coinciden, es cuando los telespectadores confunden el drama con la realidad.

Principales Errores en las Series Médicas

Según diversos estudios y la opinión de especialistas en Chile, estas son algunas de las equivocaciones más frecuentes en las que incurren los guinistas.

1. Convulsiones: suelen ser tratadas de manera incorrecta en los programas de TV, con actores intentando sujetar al paciente convulso o, incluso, colocando objetos en sus bocas para evitar que se muerdan.

2. Ataques cardíacos: se recurre mucho a los estereotipos, presentando imágenes de personas que sujetan su pecho al sufrirlos. Los síntomas son más extensos e incluyen molestias en brazos, estómago, cuello y espalda.

3. Suministro de oxígeno: es otro de los procedimientos descritos erróneamente, en especial en lo que se refiere al ángulo necesario para intubar a un paciente y facilitar la llegada de oxígeno a sus pulmones.

4. Tratamientos irreales: todo ocurre de manera veloz en las salas de urgencia de las pantallas de TV, como las reanimaciones con desfibrilador. Estos procedimientos requieren análisis más extensos de los pacientes.

5. Dosis erradas de medicamentos: los especialistas dicen que los nombres de medicamentos habitualmente son correctos en las series médicas, pero no las dosis que se prescriben en la TV.

¿Quiénes Asesoran a los Guionistas?

Hollywood, Salud y Sociedad es una organización sin fines de lucro que actúa como asesora de la industria del entretenimiento en EE.UU.

Su misión es conectar a los guionistas de las series con expertos médicos, precisamente para garantizar la precisión de los tópicos de salud que se tratan en películas y series de TV. Esta organización asesora a todas las series que han sido analizadas en los estudios.

Sandra de Castro Buffington, quien dirige este organismo, aprecia estos estudios desde otra perspectiva. Para ella, el 50% de los procedimientos son, en efecto, correctos. Argumenta que no es función de los guionistas ser educadores de salud, sino contar historias que sean atractivas y dramáticas para los telespectadores. “Nosotros respetamos eso”, afirma.

Tomado desde La Tercera.com

Voy a compartir esto!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Escribió este post

Comunicador Audiovisual. Docente algunas veces por semana. Donante de órganos y fundador de esta humilde comunidad. Las cosas personales las publico en www.bassofia.com

6 comentarios

  1. Pingback: EFECTO PLACEBO « URGENCIAS BIDASOA

Leave A Reply